Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




Elvira Navarro en las Presencias Literarias de la Universidad de Cádiz

29/01/2018

click para ampliar


Elvira Navarro (Huelva, 1978) debutó hace once años con La ciudad en invierno, novela a la que siguieron La ciudad feliz, La trabajadora y Los últimos días de Adelaida García Morales. Esta autora, que destaca como para que se le tenga en cuenta –la revista Granta la incluyó hace algunos años en la lista de los 22 mejores narradores de lengua española menores de 35 años–, vino a Presencias Literarias de la Universidad de Cádiz para hablar sobre su obra el jueves 25 de enero de 2018, mientras en la calle llovía y hacía frío. Que para eso estamos en invierno.

El profesor Enrique García Luque fue el seleccionado para presentarla y entrevistarla. “Por segunda vez en mi vida, presento a alguien más joven que yo”, reflexionó con humor. García Luque desmenuzó su currículo y le hizo preguntas por espacio de noventa minutos. A este profesor universitario le llamó la atención que Navarro seleccionase entre las novelas suyas que le gustan y las que no. “Me parece muy curioso”.

 

 

“Cádiz es una ciudad que me parece preciosa”, fueron las primeras palabras de la escritora. “Es la primera vez que vengo por motivos profesionales, porque por placer la he visitado en muchas ocasiones”.

Elvira Navarro empezó recordando su etapa como becaria en la mítica Residencia de Estudiantes. “Esta experiencia me cambió la vida al rodearme de gente con las mismas inquietudes que yo, como Elena Medel o Carmen Jodra. Antes de la Residencia de Estudiantes, estuve diez años presentándome a concursos literarios que nunca gané”. Recordó lo importante que fueron los gestos de aliento en esos años, porque “las palabras nunca tienen más valor que cuando estás en formación”.

 

La mayor parte del tiempo, esta onubense afincada ahora en Madrid, habló sobre sus cuatro novelas, aunque también se ocupó de su blog, informó que está escribiendo un libro sobre Madrid “como paseante”, sobre que cree que “a lo largo de la vida somos muchas personas diferentes”, sobre la escritora Adelaida García Morales y sobre que “fue una mala idea publicar una novela sobre ella”. Y sobre la innovación, que le parece “problemática”, porque “muchas veces lo innovador de un texto es la voz, no la forma como está escrito”.

 

Navarro reflexionó por último sobre su etapa de un año como editora de Caballo de Troya: “Tras la jubilación de Constantino Bértolo, que fue quien me descubrió y me dio mi primera oportunidad de publicar, me ofrecieron la posibilidad de ser editora en el sello. Yo no tenía consciencia de hasta qué punto un editor tenía poder. Puede resultar absurdo, pero he pasado por varios editores, he publicado y no tenía conciencia de ello. Y de la cantidad de correos que tenía que responder cada día. Un editor es un hombre orquesta que realiza un trabajo agotador”.

 

DANIEL HEREDIA

 

Servicio de Extensión Universitaria

Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía